NUESTRAS PARROQUIAS

Buscamos unas Parroquias que sean Comunidades generadoras de vida, en ella fuimos engendrados por el Bautismo, y ella acompaña a sus hijos desde que nacen hasta que mueren. Escuela en la que nos formamos y maduramos unos con otros en la fe por la evangelización y la formación, como tarea permanente de conversión personal y comunitaria, entendida como un proceso dinámico que nunca acaba, como experiencia profunda de Dios e interiorización de la vida de Cristo (Gál 2,20; Filp 1,21). Debe ser un lugar de encuentro y vínculo de comunión, casa abierta a todos, hogar de los pobres, plataforma misionera, donde aprendemos y vivimos en libertad, fermento de nueva humanidad. Atenta a los signos de los tiempos y a las necesidades de nuestra gente


Bizitza sortzen duen Parrokia baten bila gabiltza, bertan Bataioaren bidez sortu ginen, eta gure seme-alabei jaiotzetik hil arte laguntzen diena. Katekesi eta ebanjelizazioaren fedean hezten eta heltzen garen ikastetxea da, bihurtze pertsonal eta komunitarioko etengabeko zeregin bezala, inoiz bukatzen ez den prozesu dinamiko bat bezala ulertua, Jainkoaren esperientzia sakona eta Kristoren bizitzaren barnerapen bezala (Gal 2,20; Filp 1,21). Topagune eta elkarte-lotura izan behar du, denontzat irekitako etxea, behartuen etxebizitza, plataforma misiolaria, aske ikasi eta bizitu dezakegunak, gizarte berri baten hartzigarria.


Evangelio del día, aipatuteko egunaren Ebangelioa

A DIOS ROGANDO

 

Y CON PAPÁ CONVERSANDO

 

Lunes, 30 de enero de 2023

 

Semana IV del T.O.

 


 

 

"Haber bien orado es más que la mitad de lo preparado."

 

"El que anda huyendo de Dios en la mañana, casi nunca lo encuentra durante el resto del día."

 

No te preocupes si tu historia de amor no es como la de las películas, estas son escritas por guionistas, la tuya está siendo escrita por Dios.

 

 

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

 

Ven, Creador, Espíritu amoroso,

 ven y visita el alma que a ti clama

 y con tu soberana gracia inflama

 los pechos que criaste poderoso.

 

Tú, que abogado fiel eres llamado,

 del Altísimo don, perenne fuente,

 de vida eterna, caridad ferviente,

 espiritual unción, fuego sagrado.

 

Tú te infundes al alma en siete dones,

 fiel promesa del Padre soberano;

 tú eres el dedo de su diestra mano;

 tú nos dictas palabras y razones.

 

Ilustra con tu luz nuestros sentidos,

 del corazón ahuyenta la tibieza,

 haznos vencer la corporal flaqueza

 con tu eterna virtud fortalecidos.

 

Por ti nuestro enemigo desterrado,

 gocemos de paz santa duradera,

 y siendo nuestro guía en la carrera,

 todo daño evitemos y pecado.

 

Por ti al eterno Padre conozcamos,

 y al Hijo, soberano omnipotente,

 y a ti, Espíritu, de ambos procedente

 con viva fe y amor siempre creamos.

 

(Fray Diego González)

 

 

 


 

EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 5, 1-20

 

Jesús y sus discípulos llegaron a la región de los gerasenos.

Apenas saltó de la barca, vino a su encuentro, de entre los sepulcros, un hombre con espíritu inmundo que moraba en los sepulcros y a quien nadie podía ya tenerle atado ni siquiera con cadenas,

pues muchas veces le habían atado con grillos y cadenas,

pero él había roto las cadenas y destrozado los grillos, y nadie podía dominarle.

Y siempre, noche y día, andaba entre los sepulcros y por los montes,

dando gritos e hiriéndose con piedras.

 

Al ver de lejos a Jesús, corrió y se postró ante él y gritó con gran voz:

¿Qué tengo yo contigo, Jesús, Hijo de Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes.

Es que Él le había dicho:

Espíritu inmundo, sal de este hombre.

Y le preguntó:

¿Cuál es tu nombre?

Le contesta:

Mi nombre es Legión, porque somos muchos.

Y le suplicaba con insistencia que no los echara fuera de la región.

 

Había allí una gran piara de puercos que pacían al pie del monte; y le suplicaron:

Envíanos a los puercos para que entremos en ellos.

Y se lo permitió. Entonces los espíritus inmundos salieron y entraron en los puercos, y la piara

- unos 2000 - se arrojó al mar de lo alto del precipicio y se fueron ahogando en el mar.

Los porqueros huyeron y lo contaron por la ciudad y por las aldeas;

y salió la gente a ver qué era lo que había ocurrido.

Llegan donde Jesús y ven al endemoniado, al que había tenido la Legión,

sentado, vestido y en su sano juicio, y se llenaron de temor.

Los que lo habían visto les contaron lo ocurrido al endemoniado y lo de los puercos.

Entonces comenzaron a rogarle que se alejara de su término.

 

Y al subir a la barca, el que había estado endemoniado le pedía estar con Él.

Pero no se lo concedió, sino que le dijo:

Vete a tu casa, donde los tuyos, y cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo

y que ha tenido compasión de ti.

Él se fue y empezó a proclamar por la Decápolis todo lo que Jesús había hecho con él,

y todos quedaban maravillados.

 

////////////////////////////////////////////////////////////

 

Cada uno sabe dónde tiene la herida. Dejarnos curar por Jesús, el único que expulsa los demonios

El proyecto del reino de las parábolas de Jesús, también está sembrado en territorios de muerte

Somos legión, vivimos en territorio de muerte, el cementerio, somos fuertes, rompemos cadenas

Extranjero, Legión romana, cementerio, cerdos, cadenas, mar, simbolizan una situación de muerte

“Se puso a correr, y se postró ante él” Los lugares de muerte tienen también la semilla del reino

Jesús les da conciencia de esta buena noticia y el endemoniado se hace un evangelizador del reino.

 

//////////           /////////////////                             ///////////

 


 

 

Meditación del Papa

Y Jesús sanaba: dejaos curar por Jesús. Todos nosotros tenemos heridas, todos: heridas espirituales, pecados, enemistades, celos; tal vez no saludamos a alguien: «¡Ah! Me hizo esto, ya no lo saludo».

Pero hay que curar esto. « ¿Y cómo hago?». Reza y pide a Jesús que lo sane.

Es triste cuando en una familia los hermanos no se hablan por una estupidez, porque el diablo toma una estupidez y hace todo un mundo. Después, las enemistades van adelante, muchas veces durante años, y esa familia se destruye. Los padres sufren porque los hijos no se hablan, o la mujer de un hijo no habla con el otro, y así los celos, las envidas…

 

El diablo siembra esto. Y el único que expulsa los demonios es Jesús. El único que cura estas cosas es Jesús. Por eso, os digo a cada uno de vosotros: dejaos curar por Jesús.

Cada uno sabe dónde tiene la herida. Cada uno de nosotros tiene una; no sólo tiene una: dos, tres, cuatro, veinte. Cada uno sabe.

Que Jesús cure esas heridas. Pero, para esto, tengo que abrir el corazón, para que Él venga.

¿Y cómo abro el corazón? Rezando.

«Pero, Señor, no puedo con esa gente, la odio, me ha hecho esto, esto y esto…». «Cura esta herida, Señor». Si le pedimos a Jesús esta gracia, Él nos la concederá.

Déjate curar por Jesús. Deja que Jesús te cure.

(S.S. Francisco, 8 de febrero de 2015)

 

El proyecto del reino anunciado por Jesús por medio de las parábolas, también está sembrado y hay que volverlo a sembrar en los territorios de la muerte, como sucede en la historia del hombre poseído por un espíritu impuro en el territorio geraseno de la Decápolis.

Somos Legión, así se declara este hombre, con mayúscula.

Somos Legión romana ocupando territorio ajeno, somos legión humana que vivimos en el territorio de la muerte. Vivimos en el cementerio, lugar impuro de los muertos, pero somos fuertes, somos capaces de romper cadenas (5,2).

Vivimos entre animales impuros, nada menos que una piara de cerdos, son muchos, unos dos mil, que van a ser arrojados al mar, símbolo bíblico del caos.

Toda esta descripción: país extranjero, Legión romana, cementerio, piara de cerdos, cadenas, el mar, simbolizan una situación espantosa de muerte.

Jesús se adentra allí porque aquel hombre “al ver a Jesús, se puso a correr, y se postró ante él”

Los lugares de la muerte tienen dentro también la semilla del reino.

Nadie como Jesús es capaz de darles conciencia de esta buena noticia.

Por eso el endemoniado se convierte en un evangelizador del reino.

Pasa a ser de un ser humano muerto en vida en mensajero, en discípulo misionero diríamos.

 

¿Conozco a alguien que la está pasando mal? … 

¿que vive con problemas, … amargada, … todo lo ve negativo?. … No es libre ni feliz … 

¿Quién? … Pronuncio su nombre … recuerdo su rostro … Dios la quiere feliz y ella está triste y angustiada … El mal espíritu hace un gran trabajo allí …tiene  un demonio en su interior como el hombre del evangelio… 

Le pido al Señor que actúe en esa persona y la libere … Que su vida cambie … 

Que pueda dar testimonio de su liberación … ¿qué puedo hacer yo para ayudarla? … 

¿qué puede ser lo que Dios quiere que yo haga de modo que pueda ser más feliz?. 

Su vida puede cambiar … ¿cómo  ayudar?  

Pido ayuda a Dios para colabora en su felicidad. 

Gracias Señor   

 

 


 

 

ORACIÓN

 

Señor, ¡qué bueno es amarte!

Oh, ¡qué bueno es serte fiel!

¡Qué bueno es en todo tiempo

una alabanza tener!

 

Quiero alabarte, adorarte

en espíritu y verdad

y así poder compartir

tu amor con la humanidad.

 

Es necesario entregarse

sin reservas, mi Señor

para poder conocer

ese verdadero Amor.

 

Aquel que Tú nos mostraste

en aquella cruenta cruz

manifestándolo al mundo

en tu Hijo amado: JESÚS.

 

Perfeccióname, Dios mío;

perfeccióname en tu amor

para guardar siempre puro

y santo mi corazón.

 

Ese amor que es sufrido,

que en vez de recibir, da;

no se goza en la injusticia,

mas se goza en la verdad.

 

Aquel que no tiene envidia,

no sabe de vanidad,

todo lo cree y soporta,

que es y siempre será.

 

Es el camino excelente,

también es la Ley real,

es mayor que la esperanza

y que la fe: la Caridad.

 

Ese es el amor, Dios mío,

que quiero manifestar

a este mundo que se pierde

porque no sabe amar.

 

Llena de amor a tu pueblo;

se establezca la unidad;

para que entonces podamos

al mundo testificar

que el REY de Reyes hoy reina

y por siempre reinará.

 

(Zaida C. de Ramón)

 

 

**************                                                       *************

 

 

 


https://www.youtube.com/watch?v=BQqOb0HO_mI

 

 

JESÚS, TÚ ERES

(JESÚS, YA SÉ DE TI

 

 Jesús, ya sé de Ti,

algo de tu ser,

¿Qué quieres de mí?

Mas yo quiero saber

qué rumbo seguir,

¿Qué debo hacer?

Di qué he de esperar,

qué senda elegir,

¿Por qué he de luchar?

Tú, ayúdame, pues no quiero más

dudar ni temer.

 

Jesús, ya sé de Ti,

algo de tu ser,

¿Qué quieres de mí?

Mas yo quiero saber

qué rumbo seguir,

¿Qué debo hacer?

Di qué he de esperar,

qué senda elegir,

¿Por qué he de luchar?

Tú, ayúdame, pues no quiero más

dudar ni temer

 

/Cristo es sal en la vida,

luz en tinieblas,

es todo amor./ (bis)

Es fe al dudar,

espera el crecer,

amor al vivir;

es paz al luchar,

bondad al vencer

y gozo al servir.

 

/Cristo es sal en la vida,

luz en tinieblas,

es todo amor./(bis)

Es fe al dudar,

espera el crecer,

amor al vivir;

es paz al luchar,

bondad al vencer

y gozo al servir

 

Cristo es trigo molido,

uva pisada, ¡Ese es Jesús!

Cristo es trigo molido,

uva pisada, ¡Ese es Jesús!

(Brotes de Olivo)

 

 

**  Bien sabe el diablo a quién se le aparece   **

 

CONTIGO SIEMPRE

 

ABBÁ

 

 

 

*****************                         ***                           ****************



A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Domingo, 29 de enero de 2023


4ª semana del T.O. - A





Podemos decir a Dios todo lo que nos agobia, pero orar significa también callar y escuchar lo que Dios nos quiere decir. SS. Juan Pablo II


Al orar nos desatamos de lo que sentimos, y nos atamos a lo que creemos: que somos hijos de Dios. Louis Evely


Orar significa abrir con ilimitada confianza el corazón a Dios, a su amor paternal, y luego salir corriendo alegre como un niño. Basilea Schlink


INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


ROBUSTECE MI VOLUNTAD CON EL DON DE LA FORTALEZA:


Para cumplir constantemente con mi deber

Observar fielmente mis promesas

Conformarme con tu voluntad

Afrontar los problemas y dificultades


Luchar eficazmente contra el mal

Soportar las molestias y enfermedades

Para ser bondadoso, tolerante y paciente


Dame espíritu de pobre

Dame un corazón limpio

Amén





Evangelio según san Mateo 5,1-12a


Al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos;

y él se puso a hablar, enseñándoles:


"Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.

Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.

Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.

Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios.

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa.

Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo."



///////////                         /////////////////                             ///////////


Buscamos la belleza, radicalidad, autenticidad, verdad, la felicidad: asumiendo a Jesús, la tendremos

No poner la fe, la confianza en los bienes materiales y luchar por la justicia aun siendo perseguidos

Los misericordiosos, corazón limpio, buscadores de paz, ellos sí ven a Dios, lo tienen y lo gozan en vida

Así vivía Jesús, a eso invitaba y eso sí cambia el mundo. Si la Iglesia, la sociedad, le hiciéramos caso…

Sabios son los limpios, sencillos, ellos tienen el secreto del Reino, de la dicha. Gracias, Padre: Mt 11, 25

Venid benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros, (cf. Mt. 25: 31-46)

¡A la buena vida! Los que ríen, los saciados, los ricos, los aplaudidos…..Lucas con las malaventuranzas


Nunca temo a quienes viven las bienaventuranzas, me dan mucha paz y bien, de los poderosos me callo


///////////                         /////////////////                             ///////////




Meditación del Papa

La palabra bienaventurados (felices), aparece nueve veces en esta primera gran predicación de Jesús.

Es como un estribillo que nos recuerda la llamada del Señor a recorrer con Él un camino que, a pesar de todas las dificultades, conduce a la verdadera felicidad.


Queridos jóvenes, todas las personas de todos los tiempos y de cualquier edad buscan la felicidad.

Dios ha puesto en el corazón del hombre y de la mujer un profundo anhelo de felicidad, de plenitud.

¿No notáis que vuestros corazones están inquietos y en continua búsqueda de un bien que pueda saciar su sed de infinito?


En Cristo, queridos jóvenes, encontrarán el pleno cumplimiento de sus sueños de bondad y felicidad.

Sólo Él puede satisfacer sus expectativas, muchas veces frustradas por las falsas promesas mundanas.

Como dijo san Juan Pablo II:

“Es Él la belleza que tanto les atrae;

es Él quien les provoca esa sed de radicalidad que no les permite dejarse llevar del conformismo;

es Él quien les empuja a dejar las máscaras que falsean la vida;

es Él quien les lee en el corazón las decisiones más auténticas que otros querrían sofocar.

Es Jesús el que suscita en ustedes el deseo de hacer de su vida algo grande”»

(S.S. Francisco, Mensaje para la JMJ 2015)




Las Bienaventuranzas, portada del Sermón de la Montaña, que dura hasta Mateo 7, 29, donde anota que la gente quedó asombrada de su doctrina “porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas”


El reino de Dios es de los pobres en espíritu y de los perseguidos por causa de la justicia, quienes no ponen su fe, su confianza y su esperanza en los bienes materiales y que a la vez son perseguidos porque luchan por la justicia.

Ellos “heredarán la tierra, serán consolados, serán saciados”, los que se atreven a soñar y trabajar por “otro mundo posible”.


“los misericordiosos, los limpios de corazón, los que buscan la paz”, ellos y sólo ellos verán a Dios, y es que ya lo tienen y lo gozan en sus vidas. Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las has revelado a gente sencilla (Mt 11, 15)


Pero serán odiados “de la misma manera persiguieron a los profetas”; lo malo es ser odiado por por arrogarse el profetismo y ser antiprofeta.

El reino de Dios ofrece felicidad en el amor, en la sinceridad, en la sencillez. La sociedad injusta a costa de la infelicidad de la mayoría, crea la felicidad de la minoría. La propuesta de Jesús en el sermón de la montaña es la de eliminar toda opresión y toda injusticia procurando la felicidad y la vida en abundancia para todas y para todos.


La misma lógica propuesta por Mateo, es la que recuerda Pablo a la comunidad de Corinto, donde la fuerza de Dios se concreta en personas que no son fuertes ni sabias en la consideración de la opinión común pero que saben concretar la presencia de Cristo, fuerza y sabiduría de Dios, para que el “que está orgulloso, esté orgulloso en el Señor”.


Las Bienaventuranzas son una de las mejores descripciones de lo que Jesús mismo fue y vivió.

¿Ocurre lo mismo conmigo, con nosotros?

¿Me describen las bienaventuranzas?

¿Acaso alguna de las malaventuranzas (Lc 6, 24-26)? 

Los que ríen, los saciados, los ricos, los aplaudidos…..


*********************************






Pobres y Felices


Saludo (Ver Segunda Lectura)

Dios ha escogido lo que es débil y ha hecho que Jesucristo sea para nosotros nuestra sabiduría y nuestra virtud, nuestra santidad y nuestra libertad.

Que el mismo Señor Jesús esté siempre con ustedes.


Introducción por el Celebrante

El mensaje de hoy, las Bienaventuranzas, es quizás la página más desconcertante, provocativa y desafiante de la Buena Noticia, del Evangelio de Jesucristo; es justamente el corazón del mismo Evangelio. Los ricos, los soberbios, los poderosos se sienten autosatisfechos: tienen lo que quieren. Pero se encuentran peligrosamente encerrados en sí mismos y en todo lo que tienen. Se alaba a los pobres y a los que sufren, no porque posean poco o nada, o porque sean perseguidos, sino porque los pobres y humildes, los bondadosos y los que lloran, son conscientes de que no tienen nada más que a sí mismos para dar, y por eso son gente que espera, confiando totalmente en Dios y en los hermanos. Contémonos entre esos felices y dichosos.


Acto Penitencial

Pidamos perdón al Señor  porque somos todavía tan diferentes de él.

(Pausa)

Señor Jesús, tú eras pobre, pero feliz. Haznos más semejantes a ti.

R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús, tú eras humilde y amable. Haznos más semejantes a ti.

R/ Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, tú fuiste perseguido, y aun así te mantuviste sereno.

Haznos más semejantes a ti.

R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Sé bondadoso y compasivo para con nosotros,tu pueblo pecador. Haznos felices con tu perdón

y llévanos a la vida eterna.


Oración Colecta

Oremos para que sepamos buscar nuestra felicidad

según el espíritu de Jesús y del evangelio.

(Pausa)

Señor Dios, Padre bondadoso:

Te pedimos hoy la clase de felicidad que tú nos ofreces

por medio de tu Hijo Jesús.

Danos la gracia de ser conscientes

de la pobreza de nuestros corazones,

para que no tengamos otra cosa que dar

sino a nosotros mismos,

y para que tú nos colmes con el don de ti mismo

y con un gran amor e interés por los hermanos.

Danos tu modo de justicia, que no juzga ni condena.

Ayúdanos a olvidar a pesar de las ofensas,

y a amar sin exigir gratitud como recompensa.

Que el Espíritu de Cristo viva en nosotros

ahora y por los siglos de los siglos.


Primera Lectura (Sof 2,3; 3,12-13): Dios Vive entre los Pobres y Humildes

El profeta Sofonías promete al pueblo de Dios que se salvará en el día del juicio si es pobre y humilde ante el mismo Dios; si tiene total confianza en él.


Segunda Lectura (1 Cor 1,26-31): Dios Elige a los Humildes

Casi todos los cristianos de Corinto proceden de las clases pobres. San Pablo les dice que, precisamente por su humildad, están abiertos a Dios y que Cristo es su fortaleza.


Evangelio (Mt 5,1-12): ¿Quiénes Son los Felices?

Si tomamos conciencia de lo pobres y vacíos que somos, Dios nos colmará y nos hará felices.


Oración de los Fieles (Kyrie adaptado)

Oremos a nuestro Padre del cielo que seamos contados entre los pobres y humildes que esperan todo de él, y entre los que su Hijo vive. Y digamos: 

R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Por los que caminan a tientas para encontrar a Dios, para que atinen a descubrirle; por los que piensan que ya poseen a Dios, para que le busquen sinceramente, roguemos al Señor: 

R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Por los que tienen miedo al futuro, para que encuentren paz y confianza: por los que han fallado en el pasado, para que se les dé nuevas oportunidades, roguemos al Señor: 

R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Por todos los que dudan, para que no se desesperen; por los perdidos y abandonados en el camino en la vida, para que encuentren un hogar; por los que viven en soledad, para que encuentren alguien que les cuide con cariño, roguemos al Señor: 

R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Por los que viven demasiado ocupados y acelerados, para que se tomen su tiempo para hacer una pausa en su vida y para que estén disponibles para sus hermanos; y también por los que tienen tiempo de sobra, para que lo utilicen para la entrega y el servicio, roguemos al Señor: R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Por todos los que sufren de cualquier clase de hambre, para que se sientan satisfechos; por los que están satisfechos, para que aprendan lo que es tener hambre, roguemos al Señor: 

R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Por los ricos y pudientes, para que no se vuelvan soberbios; por los encumbrados y poderosos, para que tomen conciencia de lo vulnerables que son, roguemos al Señor: 

R/ Señor, llena nuestros corazones vacíos con tu amor.

Señor y Dios nuestro, de quien procede todo lo bueno, te pedimos hoy por todos los que viven entre el temor y la esperanza, y también por nosotros. Líbranos de la ansiedad y de una falsa seguridad y otórganos todo lo bello, justo y bueno, por Jesucristo nuestro Señor.


Oración sobre las Ofrendas

Oh Dios y Padre nuestro:

Aquí te presentamos los dones de los pobres:

un trozo de pan y un poco de vino.

Todo lo demás que tenemos

no lo hemos traído con nosotros

porque pudiera ser estorbo entre ti y nosotros,

y entre nosotros y nuestros hermanos.

Acéptanos a todos,

en nuestra riqueza y en nuestra pobreza,

en nuestra debilidad y en nuestra fortaleza,

con nuestras penas y nuestras alegrías.

Danos la gracia de experimentar la vida

como un don maravilloso que procede de ti

y enséñanos a darnos generosamente a nosotros mismos

tal como somos,

por medio de Jesucristo nuestro Señor.


Líbranos, Señor

Líbranos, Señor, de todos los males

y elimina de nuestros corazones el caparazón del egoísmo

que nos cierra a ti y a nuestros hermanos.

Vacía nuestras manos y nuestros corazones

de toda riqueza egoísta y posesiva,

para que tú mismo seas para nosotros

el alimento que nos satisfaga

y la bebida que sacie nuestra sed;

y así preparemos con alegría y esperanza

la venida plena y gloriosa entre nosotros

de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

R/ Tuyo es el reino…


Invitación a la Comunión

Éste es Jesús, el Señor,

que nació en pobreza suma,

y que no tenía almohada donde reclinar su cabeza

cuando proclamó la Buena Noticia de salvación

de tal forma que, siendo pobre,

pudiera darse a sí mismo a todos

y hacerse nuestro alimento y bebida.

Dichosos nosotros de poder recibirle ahora,

y de hacer posible que nos colme con sus riquezas.

R/ Señor, no soy digno…


Acción de Gracias después de la Comunión (Bruggeman-Zuidberg)


Puede leerla despacio el sacerdote,

haciendo breves pausas después de cada párrafo.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por los que se han hecho pobres para enriquecer a otros,

cuya casa es siempre un lugar de acogida,

incluso para extraños o extranjeros.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por los que saben escuchar las miserias de otros,

que curan heridas haciendo el dolor soportable;

por los que saben consolar al hermano afligido.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por los que siembran tranquilidad y paz,

por los que están atentos a las cosas pequeñas,

y por los que se sienten felices cuando otros son estupendos.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por los que tienen hambre de justicia,

que anhelan ver libre a cada persona,

y que sufren cuando se perpetra injusticia contra sus prójimos.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por los que saben juzgar a los otros con delicadeza,

que respetan el misterio de toda vida,

y que abren su corazón a la reconciliación y al perdón.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por aquellos cuyas intenciones son honestas y francas,

cuyas palabras son sinceras,

y por los que son leales con sus amigos.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por los que creen en los senderos que conducen a la paz,

que transforman sus espadas en instrumentos de amistad,

y que se esfuerzan por hacer su fe creíble

entregándose a sí mismos a los demás.


Te damos gracias, Señor Dios nuestro,

por todos los hombres y mujeres que se sienten felices,

cuya alegría y sentido del humor lleva sonrisas a los que les rodean,

y cuyo estilo de vida liberador

es un rayo refrescante de esperanza para todos.

R/ Amén.


Bendición

Hermanos: Felices y dichosos nosotros si vivimos el mensaje de alegría de Cristo como personas conscientes de la pobreza de nuestros corazones y de la insuficiencia de nuestros propios recursos.

Bienaventurados nosotros si podemos entregarnos confiadamente en las manos de Dios.

Bienaventurados nosotros cuando Dios nos bendice.

Y así, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.



**************                                            *************





https://www.youtube.com/watch?v=h4DmhXd04WY



BIENAVENTURANZAS


1. Felices somos en la pobreza

si en nuestras manos hay amor de Dios,

si nos abrimos a la esperanza,

si trabajamos en hacer el bien.

Felices somos en la humildad,

si como niños sabemos vivir

será nuestra heredad la tierra,

la tierra.


Si el grano de trigo no muere en la tierra

es imposible que nazca fruto.

Aquel que da su vida para los demás

tendrá siempre al Señor.


2. Felices somos si compartimos

si nuestro tiempo es para los demás,

para el que vive en la tristeza

y para quien camina en soledad.

Felices somos si damos amor,

si en nuestras manos hay sinceridad,

podremos siempre mirar y ver a Dios,

y ver a Dios.


3. Felices somos si ofrecemos paz

y nuestra voz denuncia la opresión,

si desterramos odio y rencores

será más limpio nuestro corazón.

Felices somos en la adversidad

si nos persiguen cuando no hay razón,

la vida entonces tendrá sentido en Dios,

sentido en Dios.


(Kairoi)



**    Con tanto pobre ¿estabilidad en el mundo?  **



CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ




*****************                     ***                        ****************




A DIOS ROGANDO

 

Y CON PAPÁ CONVERSANDO

 

Sábado, 27 de enero de 2023

 

Semana III  del T.O.

 

  


"La oración debería ser la llave del día y el cerrojo de la noche."

 

"No se necesita de grandes hombres para poder realizar grandes cosas; 

se necesita sólo gente consagrada y dedicada."

 

A veces Dios nos pone a prueba, no para mostrarnos nuestras debilidades, sino para demostrarnos y perfeccionar nuestra fortaleza.

 

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

 

Espíritu Santo,

 eres viento:

 llévame donde quieras;

 

eres brisa:

 déjame respirar lo nuevo;

 

eres fuerza:

 levántame del suelo;

 

eres vida:

 dame pasión por la vida;

 

eres alimento:

 nútreme de tu savia;

 

eres luz:

 ilumíname con tus rayos;

 

eres calor:

 calienta mi existencia;

 

eres libertad:

 hazme libre;

 

eres fecundidad:

 cúbreme con tu sombra;

 

eres agua viva:

 dame de beber;

 

eres respuesta:

 dame fuerza para decir sí

 al Padre,

 al Hijo

 y a Ti, Espíritu Santo.

 


 
 

EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 4, 35-41

¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!

 

Aquel día, al atardecer, les dice:

Pasemos a la otra orilla.

Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; e iban otras barcas con él.

En esto, se levantó una fuerte borrasca y las olas irrumpían en la barca, de suerte que ya se anegaba la barca.

Él estaba en popa, durmiendo sobre un cabezal.

 

Le despiertan y le dicen:

Maestro, ¿no te importa que perezcamos?

Se puso en pie, increpó al viento y dijo al mar:

¡Calla, enmudece!

El viento se calmó y sobrevino una gran bonanza.

 

Y les dijo:

¿Por qué estáis con tanto miedo? ¿Cómo no tenéis fe?

Ellos se llenaron de gran temor y se decían unos a otros:

Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?

 

////////////////////////////////////////////////////////////

 

Van a evangelizar a otra parte. El mal pone trabas. Busca hundir la barca y casi lo consigue

El amor de Dios es estable, seguro; Jesús lo muestra en la tempestad, mandando al viento y al mar

¡A veces sentimos que no podemos más! Él está al lado, con la mano tendida y el corazón abierto.

¿No te importa que nos hundamos? ¿Silencio de Dios? miedo y desconfianza vs fe y esperanza

Nuestras ideas no nos dan credibilidad en el mundo, sino nuestra confianza en la fuerza del Señor

 

//////////           /////////////////                             ///////////

 


  

Meditación del Papa

El amor de Dios es estable y seguro; Jesús lo manifiesta en el milagro narrado por el Evangelio, 

cuando aplaca la tempestad, mandando al viento y al mar.

Los discípulos tienen miedo porque se dan cuenta de que no pueden con todo ello, 

pero Él les abre el corazón a la valentía de la fe.

 

Ante el hombre que grita: '¡ya no puedo más!', el Señor sale a su encuentro, le ofrece la roca de su amor, 

a la que cada uno puede agarrarse, seguro de que no se caerá.

¡Cuántas veces sentimos que ya no podemos más!

Pero Él está a nuestro lado, con la mano tendida y el corazón abierto.

 

Podemos preguntarnos si hoy estamos firmes en esta roca que es el amor de Dios.

Cómo vivimos el amor fiel de Dios hacia nosotros.

Siempre existe el riesgo de olvidar ese amor grande que el Señor nos ha mostrado.

También nosotros, los cristianos, corremos el riesgo de dejarnos paralizar por los miedos del futuro y de buscar seguridades en cosas que pasan, o en un modelo de sociedad cerrada que tiende a excluir, más que a incluir.

En esta tierra han crecido tantos santos y beatos que han acogido el amor de Dios y lo han difundido en el mundo, santos libres y testarudos.

Sobre las huellas de estos testigos, también nosotros podemos vivir la alegría del Evangelio, practicando la misericordia, podemos compartir las dificultades de mucha gente, de las familias, en especial de las más frágiles y marcadas por la crisis económica.

(S.S. Francisco, 21 de junio de 2015)

 

Maestro, no te importa que nos hundamos?

¡Qué fuerza tiene en el evangelio el hecho de pasar a la otra orilla, a los lugares donde no han oído hablar de un Dios Padre, a la geografía pagana y extraña!

En el ínterin las fuerzas del mal se encargan de poner palos en las ruedas del carro que anuncia la Buena Noticia de un Padre de todos, amor y Señor. Y se empeñan en hundir la barca;

el seguidor de Jesús ve en estos obstáculos dificultades y objeciones para dar toda la confianza a este Maestro que, al parecer, duerme (¿no evoca, acaso, el silencio de Dios?).

 

Jesús actúa, a su modo, con el poder de Dios que pone orden en el caos y calma en la tormenta, suficientes argumentos para acallar las preguntas de los discípulos preñadas de miedo y desconfianza.

El miedo se opone a la fe como la nostalgia a la esperanza, y no se compadece el que estando Jesús con los suyos, estos duden de su presencia salvadora.

Parece que no basta con estar al lado del Maestro incluso en su corporeidad; la fe nos demanda más confianza, amén de confrontar nuestra vida con la suya y ser cauces de su fuerza salvadora.

 

A lo mejor esto nos ayuda a leer nuestra historia presente como creyentes y como Pueblo de Dios: 

que no serán nuestras ideas las que nos den credibilidad en el mundo de hoy, sino nuestra confianza en la fuerza del Señor.

Si el Señor no construye la casa… ¿Pero, dejamos, de verdad, que la construya a su modo?

Fr. Jesús Duque O.P.     Convento de San Jacinto (Sevilla)

 

 Recuerdo aquellos momentos en que mi vida ha sido como la barca en medio de la tormenta …

Recuerdo mis miedos, recuerdo cómo me ha parecido que el Señor me ha dejado solo. 

¿Lo desperté? … ¿Le pedí ayuda? …

Hoy, no será momento de pedirle al Señor me dé fuerzas para no temer a las olas y al viento

(CVX Latinoamericana)

 


 
 

ORACIÓN

 

Acuérdate de nosotros, Señor

 

Señor, Jesús

 Tú que eres la Palabra de Dios

 nos "has hablado" con tu muerte

 más aún que con tu vida.

 

 Nos hablas para decirnos

 qué clase de rey eres Tú,

 y qué extraña misión es la tuya,

 esa que te ha llevado hasta la cruz.

 

 Nos vuelves a decir que si eres rey

 no es para salvarte a Ti mismo.

 

 Es para salvar a pobres y enfermos

 para salvar a quienes viven agobiados

 por el peso de una vida que los supera.

 

 Acuérdate de nosotros, Señor

 pues formamos parte de aquellos

 a quienes Tú viniste a buscar y a salvar.

 

 Y haz que nosotros no olvidemos

 qué clase de reino  nos ofreces

ya que el reino que nosotros soñamos

 podría no ser aquel que Tú anunciabas

 y que te condujo al trono de la Cruz.

Amén

 

 

**************                                                                                        *************

 


 https://www.youtube.com/watch?v=zYjhEaggIjo

 

Salmo 126

 

Que el Señor nos construya la casa,

que el Señor nos guarde la ciudad,

que nos llene de su riqueza,

que nos guarde siempre del mal.

 

Si el Señor no construye la casa,

en vano se cansan los albañiles;

si el Señor no guarda la ciudad,

en vano vigilan los centinelas.

 

Que el Señor nos construya la casa….

 

Es inútil que madruguéis,

que veléis hasta muy tarde,

que comáis el pan de vuestros sudores:

¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

 

Que el Señor nos construya la casa….

 

La herencia que da el Señor son los hijos;

su salario, el fruto del vientre:

son saetas en mano de un guerrero

los hijos de la juventud.

 

Que el Señor nos construya la casa….

 

Dichoso el hombre que llena

con esas flechas su aljaba:

no quedará derrotado cuando litigue

con su adversario en la plaza.

 

Que el Señor nos construya la casa….

 

(música: Miguel Manzano)

 

**  Está bien no hacer el mal, pero está mal no hacer el bien   **

 

CONTIGO SIEMPRE

 

ABBÁ

 

 


*****************                       ***                         ****************


A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Viernes, 27 de enero de 2023


(3ª semana del T.O.)



"La oración no significa pedirle a Dios todo lo que necesitamos, es más bien el deseo vehemente de estar ante Su presencia."


"Aquel que ha aprendido a orar, ha aprendido el más grande secreto de una vida santa y feliz."


Dios te acompaña paso a paso, no para evitarte los obstáculos, sino para mostrarte que puedes saltarlos.


  

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Espíritu Santo,

 Tú eres el aliento del Padre y del Hijo

 en la eternidad dichosa;


 Tú nos has sido enviado por Jesús

 para hacernos comprender lo que él nos ha dicho

 y guiarnos hacia la verdad completa;


 Tú eres para nosotros aliento de vida,

 aliento creador, aliento santificador;


 Tú eres quien renueva todas las cosas.



EVANGELIO SEGÚN SAN Marcos 4, 26-34

El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra


También decía:

«El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.

La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga.

Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega».


Decía también:

«¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos?

Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra,

es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra;

pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas

y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra».


Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como estas, según podían entenderle;

no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado.


////////////////////////////////////////////////////////////


Él confía en la potencia de la semilla y la fertilidad del terreno, duerma el campesino o vigile

Dios confía su Palabra a nuestra tierra, a cada uno de nosotros, con nuestra concreta humanidad

Dios la hace madurar por caminos que no siempre vemos y conocemos, de forma que no sabemos

'Venga a nosotros tu Reino'. El hombre colabora, contempla, espera activamente y se alegra

Tener el Evangelio, Biblia, cerca. Leer a diario algo de Evangelio, Biblia, lecturas de la misa del día


//////////           /////////////////                             ///////////


  



Meditación del Papa 

El evangelio de hoy está formado por dos parábolas muy breves: la de la semilla que germina y crece por sí, y la del grano de mostaza.


A través de estas imágenes tomadas del mundo rural, Jesús presenta la eficacia de la palabra de Dios y las exigencias de su Reino, mostrando las razones de nuestra esperanza y de nuestro empeño en la historia.


En la primera parábola centra atención sobre el hecho que la semilla echada en la tierra, prende y se desarrolla por sí misma, sea que el campesino duerma o esté despierto.

Él confía en la potencia interna de la misma semilla y en la fertilidad del terreno.


En el lenguaje evangélico la semilla es símbolo de la palabra de Dios, cuya fecundidad es invocada por esta parábola. Así como la humilde semilla se desarrolla en la tierra, así la Palabra obra con la potencia de Dios en el corazón de quien la escucha. Dios ha confiado su Palabra a nuestra tierra, o sea a cada uno de nosotros, con nuestra concreta humanidad.


Podemos tener confianza, porque la palabra de Dios es palabra creadora, destinada a volverse 'el grano lleno en la espiga'. Esta parábola si es acogida, trae seguramente sus frutos, porque Dios mismo la hace germinar y madurar a través de caminos que no siempre podemos verificar y de una manera que no conocemos. Y de una manera que no sabemos.


Todo esto nos hace entender que es siempre Dios quien hace crecer su Reino.

Por esto rezamos tanto, 'Qué venga tu Reino'.

Es Él quien lo hace crecer, el hombre es su humilde colaborador, que contempla y se alegra de la acción creadora divina y espera con paciencia los frutos.


La palabra de Dios hace crecer, da vida.

Y aquí quiero recordarles la importancia de tener el Evangelio, la Biblia al alcance de mano.

El Evangelio pequeño en la cartera, en el bolsillo, nutrirnos cada día con esta palabra viva de Dios. Leer cada día un párrafo del Evangelio o un párrafo de la Biblia. Por favor no se olviden nunca de esto, porque esta es la fuerza que hace germinar en nosotros la vida del Reino de Dios.

(Homilía de S.S. Francisco, 14 de junio de 2015).



ORACIÓN


DE UNA PEQUEÑA SEMILLA DE MOSTAZA A UN GRAN ÁRBOL DE VIDA Y BENDICIÓN


Tal como la semilla de mostaza

tan pequeña, común y sencilla,

fue sembrado Jesús

en la humanidad

por su Padre Amado.



Nació Jesús, pobre y sencillo,

con un pesebre por cuna,

una infancia en la carpintería,

una pequeña semilla,

sembrada por Dios

para que naciera el reinado

de libertad al hombre,

de derrota a Satanás,

de justicia, gozo y paz.



¿Dónde estaba el Mesías guerrero

que imponente nos libera?

Muriendo en una cruz como semilla

para nacer como el gran árbol

de vida eterna abundante,

de beneficios incomparables.


En esas ramas de amor

viviremos eternamente,

al abrigo del Altísimo,

a la sombra del Omnipotente.


**************                                                   *************





https://www.youtube.com/watch?v=5SOdu2pg9dc


Padre Nuestro de la vida,

mío, de ese y de aquel

que vive en toda criatura

y ellos así han de creer.


Quisiera realzar tu nombre

viviendo aquí bajo el sol

tu mensaje de aquel monte

de pobreza, paz y amor.


Danos pan para vivir

sólo el momento presente,

ya que el día de mañana

quizás aquí no me encuentre.


No mires lo que hice mal

que yo no veré a mi deudor

y en mi camino hacia Ti

que no caiga en tentación.


………………(Padre Nuestro recitado)………


Amén, amén,

que no caiga en tentación,

amén, amén,

que sea así siempre, Señor.



  **   La iglesia no debe ser un lugar al que vamos, sino una comunidad a la que pertenecemos  **




CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ




*****************                       ***                          ****************




A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Jueves, 26 de enero de 2023


(3ª semana del T.O.)



 

"Aquellos que mejor conocen a Dios son a menudo los más ricos y poderosos en la oración."


"He visto a muchos hombres trabajar sin orar, pero nunca he visto uno que haya orado y no haya trabajado."


Cuando llegas a un punto que te parece que ya no puedes más, Dios siempre puede.


  

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

  

 VEN, ESPÍRITU DE AMOR Y DE PAZ.

Espíritu creador,

misterioso artífice del Reino,

guía la Iglesia con la fuerza de tus santos dones

para vivir como discípulos de este milenio

y llevar a las generaciones venideras

la luz de la Palabra que salva.


Espíritu de santidad,

aliento divino que mueve el universo,

ven y renueva la faz de la tierra.

Suscita en los cristianos el deseo de la plena unidad,

para ser verdaderamente en el mundo

signo e instrumento de la íntima unión con Dios

y de la unidad del género humano.


AMÉN




Evangelio según san Marcos 4, 21-25

Con la medida con que midáis, se os medirá


Les decía también:

«¿Acaso se trae la lámpara para ponerla debajo del celemín o debajo del lecho?

¿No es para ponerla sobre el candelero?

Pues nada hay oculto si no es para que sea manifestado;

nada ha sucedido en secreto, sino para que venga a ser descubierto.

Quien tenga oídos para oír, que oiga».


Les decía también:

«Atended a lo que escucháis. Con la medida con que midáis, se os medirá y aun con creces.

Porque al que tiene se le dará, y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará».


////////////////////////////////////////////////////////////


El cansancio, comodidad, espíritu mundano, ayudan a que la luz esté escondida debajo de la cama

Danos, Señor, de tu coherencia de vida, caminar, andar como caminantes no errantes

Muchos santos y sabios, iluminan ayer y hoy a la Iglesia. La Iglesia “Lumen gentium” luz de las gentes

“Yo soy la luz” dio la luz a ciegos, es luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo

Nacimos como hijos de las tinieblas. Pero Dios nos llama “de las tinieblas a su luz admirable”.

¿Cómo me medirán? Si damos fruto, acogemos al hermano, nos llenarán los dones de Dios.

El Bautismo: Cirio Pascual, Luz gozosa, “Recibid la luz de Cristo” “Caminad como hijos de la luz”


////////////////////////////////////////////////////////////




Meditación del Papa 

Y una cosa que ustedes los jóvenes van a tener: la tentación del cansancio.

O porque no ves los resultados, o porque bueno el espectáculo se acabó y ya está muy aburrido, y voy a buscar otra cosa.

En eso, en el primer síntoma de cansancio que encuentren, cansancio del camino, pero de cualquier forma, abran la boca a tiempo. Pidan consejo a tiempo. Me está pasando esto.

Salí “en cuarta” y ahora “estoy marcha atrás”. Pero la tentación del cansancio es muy sutil.

Porque detrás de la tentación del cansancio de salir a la misión, se esconde el egoísmo.

Y se esconde, en última instancia, el espíritu mundano, ¿no?, volver a la comodidad, al estar bien, a pasarla bien o como quieran.


Así es que yo te diría: testimonio, para que la luz brille, que no esté escondida debajo de la cama, ¿no?, que brille la luz, y vean las obras buenas que hace el Padre a través de nosotros, obviamente, ¿no? Testimonio.

 Para que pregunten por qué vivís así, coherencia de vida caminar, caminantes no errantes y cuidarse de la tentación del cansancio.»

(S.S. Francisco, 25 de octubre de 2014).


Más imágenes que presenta Jesús para que nos entre bien en qué consiste el Reino, el mensaje de Buena Nueva que predica, el sueño del Padre del cielo sobre sus hijos.

Insiste, una vez más, en la luz. La luz de un candil es para colocarla arriba, sobre el candelero, y no ocultarla bajo la cama o el celemín.

Como tantos Santos, luminarias en la cumbre de la inteligencia en la Iglesia.

Como el fuego va asociado al corazón, la luz es propia de la inteligencia.

Y han intentado responder a la verdad de esta pregunta: ¿Quién es Dios?

Por evocar un momento que fue luminoso, la Constitución sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II comienza, y ha sido millones de veces citada, “Lumen Gentium”, “Luz de las Gentes”.


“Yo soy la luz”  sonó muchas veces en labios de Jesús. Fue luz por sus obras y palabras.

¿Cómo no evocar al ciego de nacimiento a cuyos ojos volvió la luz?

Es luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo.

En su pasión y muerte parecía que vencían las tinieblas: “Esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas”, se quejó al ser arrestado en Getsemaní. Pero la luz venció.

Los seguidores de Jesús somos hijos de la luz. Nos toca elegir entre la luz y las tinieblas, entre Dios y el maligno.

Nacimos como hijos de las tinieblas. Pero Dios nos llama “de las tinieblas a su luz admirable”.

En el Bautismo, nos revestimos de las armas de la luz. Y el fruto de esa luz es la verdad, la justicia, la bondad. Más en concreto, vivir en la luz es vivir en el amor fraterno.

Si así es la cosa, sólo nos queda irradiar esa luz recibida; es decir, los iluminados iluminamos al mundo también con nuestras obras y palabras.

Y, al final, nos admitirán a contemplar la luz del rostro de Dios en el cielo.

Y, ¿qué decir de la “medida”? La que usemos con los otros será la que recibamos.

Si damos fruto, si acogemos al hermano, nos llenarán también los dones de Dios.


Aceptar a Cristo luz es saber iluminar, irradiar lo que Dios quiere para sus hijos peregrinos. 

¿Qué irradiamos nosotros, personal y eclesialmente? 

¿Es una imagen de luz, entregados a la causa de Jesús, haciendo las cosas de Jesús?

¿Cuál es nuestro testimonio, nuestra credibilidad, nuestra coherencia de vida?


Es lo que celebramos en el Bautismo: Cirio, Cirio Pascual, “Luz gozosa”, “Recibid la luz de Cristo”, “Caminad siempre como hijos de la luz”.

No pongamos obstáculos a la llegada de la luz: La tiniebla de la mentira, del orgullo, del rencor, de las seducciones del mal.

Como siempre, abramos lo ojos a la esperanza: la luz penetra, aunque existan las tinieblas.

El mal se vence con el bien. Hay mucha gente buena, santos sin tener que subir a los altares.

Y estos santos siguen iluminando al mundo. Redimen al mundo.

Conrado Bueno, cmf


 


ORACIÓN


EL CANDIL


¡Quién pudiera cantar, como mereces,

tu dilatada, santa, humilde historia,

mi candil de antiquísima memoria,

portador de una luz que siempre ofreces!


Los oscuros rincones esclareces,

y a lo que era sombra mortuoria

le pones aureola, luz de gloria,

que en ronchitas de luz siempre floreces.


La mecha, en el aceite va empapada,

un aceite evangélico y cristiano,

signo de caridad fraternizada.


¡Mi candil tenga aceite cotidiano!:

sin caridad, mi mecha está apagada

y no puedo ver el rostro al hermano.


 (José Luis Martínez SM)



*************                                                                *************


 




https://www.youtube.com/watch?v=HUkGWKuTkBA


Que todos sonriamos juntos; todos nos sintamos uno.

Todos andando senderos, llanos y desfiladeros;

todos en el mismo barco, con los gozos y fracasos...

Así, ¡qué feliz!


Tu alegría, mi alegría; tu amargura, mi amargura;

tu pobreza, mi pobreza; tu riqueza, mi riqueza;

tu camino, mi camino; tu destino mi destino, he de sentir...


En mi alma siento, esa es la felicidad.

pierdo hasta el aliento al pensar lo que será.

Ven, sabor a mí, no huyas de mí.

Hasta no sentirte, no seré feliz.

Que tú seas de mí, que yo sea de ti.

Que todos vivamos siempre así.


Que todos sonriamos juntos; todos nos sintamos uno.

Todos andando senderos, llanos y desfiladeros;

todos en el mismo barco, con los gozos y fracasos...

Así, ¡qué feliz!


Tu alegría, mi alegría; tu amargura, mi amargura;

tu pobreza, mi pobreza; tu riqueza, mi riqueza;

tu camino, mi camino; tu destino mi destino, he de sentir...


En mi alma siento, esa es la felicidad.

Pierdo hasta el aliento al pensar lo que será.

Ven, sabor a mí, no huyas de mí

Hasta no sentirte, no seré feliz.

Que tú seas de mí, que yo sea de ti.

Que todos vivamos siempre así.



**   La astucia puede tener vestidos, pero a la verdad le gusta ir desnuda   **



CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ




*****************                          ***                          **************** 





A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Miércoles, 25 de enero de 2023


3ª semana del T.O. - A


Conversión de San Pablo – (Por la unidad de los cristianos)


 



Aquellos ratos que estamos en la oración; sea cuan flojamente estés, Dios los tiene en mucho. Santa Teresa de Avila


Buscad leyendo y hallaréis meditando. San Juan de la Cruz


Hay momentos en la vida donde todo se apaga, menos la luz de Cristo.



INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Espíritu Santo y de amor

 Espíritu de luz y vida

 Vive en mi alma, te lo ruego


 Sé la calma de mi ser

 Eres eterno y por siempre

 Has estado entre nosotros

 Fuiste el comienzo de todo

 Y todo conduces a un fin


 Espíritu, hontanar de belleza

 No somos nada sin ti,

 tibia será nuestra alma

 sin tu fuego, sin tu amor


 Presencia en dinamismo eterno

 Ven a mi encuentro Señor

 haz de mí lo que tú quieras

 y cambia mi corazón


 


Evangelio según san Marcos 16,15-18

Id al mundo entero y proclamad el Evangelio


Se apareció Jesús a los Once y les dijo:

"Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.

El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado.


A los que crean, les acompañarán estos signos:

echarán demonios en mi nombre,

hablarán lenguas nuevas,

cogerán serpientes en sus manos y,

si beben un veneno mortal, no les hará daño.

Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos."


///////////                         /////////////////                             ///////////



Estaban once: no rompamos el grupo, completemos. Incluso rotos, con esperanza nos envía el Señor

La Iglesia, yo, ¿qué demonios echamos o qué demonios dejamos que nos invadan?

Nuestro lenguaje, o sea, nuestras obras ¿habla del Reino o es  como el del mundo, división, dominio?

La serpiente de la “santa Trinidad” mundana, Poder-Tener-Placer ¿nos domina o la dominamos?

¿Ningún estilo venenoso  infecta las instancias eclesiásticas o mi persona y nos hace daño?

¿Invocamos a Dios sobre tanto enfermo y les sanamos? Hay espíritus que sólo con oración y ayuno


///////////                         /////////////////                             ///////////



 

Jesús lo dijo a los discípulos de ayer y nos lo dice a nosotros: ¡vayan!, ¡anuncien! La alegría del evangelio se experimenta, se conoce y se vive solamente dándola, dándose.


El espíritu del mundo nos invita al conformismo, a la comodidad; frente a este espíritu humano “hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo”. Tenemos la responsabilidad de anunciar el mensaje de Jesús. Porque la fuente de nuestra alegría “nace de ese deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva”. Vayan a todos a anunciar ungiendo y a ungir anunciando.


A esto el Señor nos invita hoy y nos dice: La alegría el cristiano la experimenta en la misión: 

"Vayan a las gentes de todas las naciones".

La alegría el cristiano la encuentra en una invitación: Vayan y anuncien.

La alegría el cristiano la renueva, la actualiza con una llamada: Vayan y unjan.


Jesús los envía a todas las naciones. A todas las gentes. Y en ese “todos” de hace dos mil años estábamos también nosotros. Jesús no da una lista selectiva de quién sí y quién no, de quiénes son dignos o no de recibir su mensaje y su presencia. Por el contrario, abrazó siempre la vida tal cual se le presentaba. 

Con rostro de dolor, hambre, enfermedad, pecado. Con rostro de heridas, de sed, de cansancio. 

Con rostro de dudas y de piedad. Lejos de esperar una vida maquillada, decorada, trucada, la abrazó como venía a su encuentro. 

Aunque fuera una vida que muchas veces se presenta derrotada, sucia, destruida. 

A "todos" dijo Jesús, a todos, vayan y anuncien; a toda esa vida como es y no como nos gustaría que fuese, vayan y abracen en mi nombre. Vayan al cruce de los caminos, vayan… a anunciar sin miedo, sin prejuicios, sin superioridad, sin purismos a todo aquel que ha perdido la alegría de vivir, vayan a anunciar el abrazo misericordioso del Padre. Vayan a aquellos que viven con el peso del dolor, del fracaso, del sentir una vida truncada y anuncien la locura de un Padre que busca ungirlos con el óleo de la esperanza, de la salvación. Vayan a anunciar que el error, las ilusiones engañosas, las equivocaciones, no tienen la última palabra en la vida de una persona. Vayan con el óleo que calma las heridas y restaura el corazón.

(S.S. Francisco, 23 de septiembre de 2015)



Nos encontramos en el monte de los olivos, en el mismo lugar donde cuarenta días antes, Jesús era entregado por uno de sus discípulos y donde todos los demás le abandonaron. Pero las cosas han cambiado y ya no son los mismos apóstoles de antes, la Resurrección los ha cambiado. Y Jesús se da cuenta de esto, por eso, les da una nueva misión: predicar el evangelio a todos los hombres, suscitar la fe, transmitir la salvación mediante el bautismo: he aquí la misión de los apóstoles después de la Resurrección. Y nosotros católicos somos hoy en día esos apóstoles resucitados.


Es verdad que en nuestras vidas hemos abandonado a Cristo muchas veces, pero eso a Jesús no le importa. 

Él nos llama a predicar el evangelio como volvió a llamar a los apóstoles y como un día llamó a san Pablo, 

cuya conversión celebramos hoy. San Pablo persiguió a los apóstoles y quería borrar el nombre de Jesús de Nazareth de la faz de Israel. Pero Jesús resucitado le convierte de un perseguidor a un precursor de la Buena Nueva y en un apóstol apasionado de este Cristo a quien perseguía. Jesús nos manda a predicar el Evangelio y es el primero que nos da ejemplo convirtiendo al más "temido" de todos los judíos.


La conversión infundió en Saulo una fe que lo hace ser misionero incansable; enciende en su alma un ardor de caridad que le obliga a transmitir a los demás la verdad que ha encontrado; 

le da la fuerza para ser tanto de palabra como de obra un ferviente testimonio del evangelio. 

Ahora bien, ¿qué nos diferencia a nosotros de san Pablo? 

Tenemos la misma fe, la misma caridad, la misma doctrina, el mismo Dios... 

Nos falta su amor apasionado a Cristo, que le llevó a considerar todo basura y estiércol comparado con Cristo.

(Catholic.net)



La fiesta de la conversión de Pablo también podríamos llamarla la fiesta del encuentro de Pablo con la luz de Cristo. Si entendemos conversión por “volver a”, Pablo no está volviendo, más bien está descubriendo algo nuevo en su vida que le abre los ojos para encontrarse lleno de luz. 

Fue tanta la luz para una vida extraviada que Pablo quedó ciego. 

La ceguera fue su tiempo de desierto, de discernimiento, que durante tres días lo prepararon para resucitar a la luz de Cristo y al discipulado misionero. La metodología de Pablo misionero es simple pero efectiva. 

Mientras el judaísmo discrimina y excluye a los que no son judíos de sangre, y los romanos a quienes no son ciudadanos romanos, Pablo presenta el cristianismo como un proyecto de inclusión donde caben todos los excluidos, esclavos o libres, judíos o griegos, mujeres y niños. 

El compromiso y la creatividad misionera de Pablo, fueron fundamentales para que el cristianismo llegara a consolidarse como un proyecto universal e intercultural. Sigamos construyendo un cristianismo incluyente. 

(Koinonia)


¿De qué modo yo estoy anunciando hoy la Buena Noticia de Jesús? … ¿dónde?  … ¿a quiénes? … ¿Cuándo recuerdo que he ayudado a otros a liberarse de la acción del mal espíritu? …

¿A quiénes he podido ayudar para que se sanen de dolencias del cuerpo o del alma que les impedían vivir plenamente?


*********************************

  


ORACIÓN


APÓSTOL


Vamos, amigo,

no te calles ni te achantes,

que has de brillar

como fuego nocturno,

como faro

en la tormenta,

con luz

que nace en la hoguera de Dios.


Vamos, amigo,

no te rindas ni te pares,

que hay quien espera,

anhelante, que compartas

lo que Otro te ha regalado.


¿Aún no has descubierto

que eres rico para darte a manos llenas?


¿Aún no has caído en la cuenta

de la semilla que, en ti,

crece pujante

fértil, poderosa,

y dará frutos de vida y evangelio?


Vamos, amigo.

Ama a todos

con amor único y diferente,

déjate en el anuncio

la voz y las fuerzas,

ríe

con la risa contagiosa

de las personas felices,

llora las lágrimas

valientes del que afronta la intemperie

Hasta el último día,

hasta la última gota,

hasta el último verso.


En nombre de Aquel

que pasó por el mundo

amando primero.


(José María R. Olaizola, sj)



**************                                                   *************


 



https://www.youtube.com/watch?v=0ZzFRD9pILA


   EN SU MESA HAY AMOR   


El Señor nos ha reunido junto a Él

el Señor nos ha invitado a estar con Él

//en su mesa hay amor, la promesa del perdón

y en el vino y pan su corazón// (bis)


Cuando, Señor, tu voz llega en silencio a mí

y mis hermanos me hablan de Ti

sé que a mi lado estás

te sientas junto a mí

acoges mi vida y mi oración


El Señor nos ha reunido junto a Él

el Señor nos ha invitado a estar con Él

//en su mesa hay amor, la promesa del perdón

y en el vino y pan su corazón// (bis)


El señor nos ha reunido junto a Él



**    No hay maestro que no pueda y deba ser discípulo  **



CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ





*****************                   ***                      ****************






A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Martes, 24 de enero de 2023


(3ª semana del T.O.)


 


Algunos pensamientos son como oraciones.

En ciertos momentos, cualquiera que sea la postura del cuerpo, el alma está de rodillas


"Dios no te dará más de sí mismo a menos que tú le des más de ti mismo."


Yo sé muy bien lo que quiero, pero Dios sabe lo que necesito



INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Ven,  Espíritu Santo


 Bendito Espíritu de Sabiduría,

ayúdame a buscar a Dios.

Que sea el centro de mi vida, orientada hacia Él

para que reine en mi alma el amor y armonía.


Bendito Espíritu de Entendimiento,

ilumina mi mente,

para que yo conozca y ame las verdades de fe

y las haga verdadera vida de mi vida.


Bendito Espíritu de Consejo,

ilumíname y guíame en todos mis caminos,

para que yo pueda siempre conocer y hacer tu santa voluntad.

Hazme prudente y audaz.


AMÉN




Evangelio según san Marcos 3, 31-35


Llegaron la madre de Jesús y sus hermanos, y desde fuera lo mandaron llamar.

La gente que tenía sentada a su alrededor le dijo:

¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan.

Él les responde:

¿Quién es mi madre y mis hermanos?

Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice:

Estos son mi madre y mis hermanos.

Quien cumpla la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre.


////////////////////////////////////////////////////////////


Todos y más los pastores, nutriremos nuestra identidad en la oración y la unión familiar con Cristo

“Señor, aquí están tu madre, tus hermanos. Te los encomiendo, son los que tú me has confiado”

La fraternidad cristiana no se funda en amistades, sino en un espíritu: hacer la voluntad del Padre

Los suyos: "En esto conocerán que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros".

"Aquí estoy para hacer tu voluntad!", como lo hizo María y por eso fue su familia


////////////////////////////////////////////////////////////




Meditación del Papa

Nuestra mayor alegría es ser pastores, y nada más que pastores, con un corazón indiviso y una entrega personal irreversible. Es preciso custodiar esta alegría sin dejar que nos la roben.

El maligno ruge como un león tratando de devorarla, arruinando todo lo que estamos llamados a ser, no por nosotros mismos, sino por el don y al servicio del “Pastor y guardián de nuestras almas”.


La esencia de nuestra identidad se ha de buscar en la oración asidua, en la predicación y el apacentar.


No una oración cualquiera, sino la unión familiar con Cristo, donde poder encontrar cotidianamente su mirada y escuchar la pregunta que nos dirige a todos: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”. Y poderle responder serenamente: “Señor, aquí está tu madre, aquí están tus hermanos. Te los encomiendo, son aquellos que tú me has confiado”.

La vida del pastor se alimenta de esa intimidad con Cristo. 

(S.S. Francisco, 23 de septiembre de 2015)


¡Otra vez la tribu! "Te buscan", le dicen a Jesús. Este grupo de parientes trae a la memoria el recuerdo de esas camarillas siempre dispuestas a incautarse de Dios en provecho propio.

"Te buscan". Pues bien, ¡perderán el tiempo! "¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?".

La respuesta más obvia no tendría en cuenta al Reino, que hace saltar todas las realidades. "Estos son mi madre y mis hermanos", dice Jesús mirando a los que están a su alrededor escuchándole.


Así, en el Reino, la fraternidad cristiana no se funda en los vínculos de carne y sangre, sino en un espíritu común: hacer la voluntad del Padre. (...)

"El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre".

Llevarán el nombre de Jesús los que vivan en su corazón lo que fue para él la razón de ser de su vida: "En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros".

No sólo se trata de ser partidarios de un hombre admirable, ni de hacer nuestra una norma de vida de gran elevación: se trata de ser "los de Jesús".

Los discípulos no lo serán de verdad hasta que, el día de Pentecostés, reciban plenamente el Espíritu del Hijo. "Aquí estoy para hacer tu voluntad!":

esta es la norma de vida del cristiano y, más aún, la oración del Espíritu que se nos dio el día del bautismo.

Y a la vez, vemos en sus palabras una alabanza a su madre, María, la siempre bienaventurada por haber creído.



 

ORACIÓN


ELEGIDA POR DIOS ANTES QUE NADA


¡Oh elegida por Dios antes que nada;

Reina del Ala, propia del zafiro,

nieta de Adán creada en el retiro

de la virginidad siempre increada!


Tienes el ojo tierno de preñada;

y ante el sabroso origen del suspiro

donde la leche mana miera, miro

tu cintura de no parir, delgada.


Trillo es tu pie de la serpiente lista,

tu parva el mundo, el ángel tu siguiente,

Gloria del Greco y del cristal orgullo.


Privilegio de Judea con tu vista

Dios, y eligió la brisa y el ambiente

en que debía abrirse tu capullo.


(Miguel Hernández)

  

*************                                                                *************


 




https://www.youtube.com/watch?v=VN7UUvUHVJQ


MAGNIFICAT


Proclama mi alma la grandeza de Dios,

 se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador.

 Porque ha mirado la humildad de su sierva.

 Desde ahora me felicitarán

 todas las generaciones.


Porque el Poderoso ha obrado

 y hace maravillas en nosotros.

 Grande es su amor, para todos;

 grande es su amor y por siempre;

 grande es su amor, uh...


Hace proezas con su brazo,

 dispersa a los soberbios y con todo el corazón

 ensalza a los humildes,

 llena de bienes a los pobres.

 Su promesa por siempre durará,

 como dijo a nuestros padres.


Porque el Poderoso ha obrado…..


(grupo Kairoi)



**   Una familia feliz es un paraíso anticipado   **



CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ




*****************                          ***                         **************** 


    



A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Lunes, 23 de enero de 2023


(3ª semana del T.O.)


 


"Vivir sin orar es vivir sin Dios."


"No buscarías el rostro de Cristo en la oración si no hubieras ya sentido su mirada posarse en Ti."


Si un día dejaste todo por Dios, prepárate para recibir TODO de Él



INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Ven a mí, Espíritu Santo,

 Espíritu de sabiduría:

 dame mirada y oído interior

 para que no me apegue a las cosas materiales,

 sino que busque siempre las realidades del Espíritu.


Ven a mí, Espíritu Santo,

 Espíritu de amor:

 haz que mi corazón

 siempre sea capaz de más caridad.



EVANGELIO SEGÚN SAN Marcos 3, 22-30


Los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:

«Está poseído por Beelzebul» y «por el príncipe de los demonios expulsa los demonios».

Él, llamándoles junto a sí, les decía en parábolas:

«¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás?

Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir.

Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá subsistir.

Y si Satanás se ha alzado contra sí mismo y está dividido, no puede subsistir, pues ha llegado su fin.

Pero nadie puede entrar en la casa del fuerte y saquear su ajuar, si no ata primero al fuerte; entonces podrá saquear su casa.


Yo os aseguro que se perdonará todo a los hijos de los hombres, los pecados y las blasfemias, por muchas que éstas sean. Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón nunca, antes bien, será reo de pecado eterno».

Es que decían:

«Está poseído por un espíritu inmundo».


////////////////////////////////////////////////////////////


Tuvimos Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. Ecumenismo. El amor es universal

Trabajemos por la unidad de los cristianos, Jesús lo quiere, por ello rezó. Diferencias, sí, división no 

Ortodoxos nos dieron las primeras iglesias, concilios, devoción a María. Demos y nos den perdón

Los protestantes nos ayudan a cultivar, cada día más, la Palabra de Dios. Demos y nos den perdón

Si odio o desprecio no soy cristiano. A mí, a mi Iglesia, ¿qué señales nos acompañan al evangelizar?


//////////           /////////////////                             ///////////



Meditación del Papa  

Debemos trabajar también por la unidad de todos los cristianos, ir por el camino de la unidad que es el que Jesús quiere y por el que ha rezado.


Frente a todo esto, debemos hacer seriamente un examen de conciencia.

En una comunidad cristiana, la división es uno de los pecados más graves, porque la hace signo no de la obra de Dios, sino de la del diablo, el cual es por definición el que separa, que rompe las relaciones, que insinúa prejuicios...

La división en una comunidad cristiana, ya sea una escuela, una parroquia o una asociación, es un pecado gravísimo, porque es obra del demonio.

Dios, sin embargo, quiere que crezcamos en nuestra capacidad de acogernos, de perdonarnos, de querernos, para parecernos cada vez más a Él que es comunión y amor. 

En esto está la santidad de la Iglesia: en el reconocer la imagen de Dios, colmada de su misericordia y de su gracia.»

(S.S. Francisco, 27 de agosto de 2014).


Es la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos.

Hace casi sesenta años, tiempos del Concilio Vaticano II, era el gran sueño. Ecumenismo.

Hoy siguen los encuentros de teólogos y jerarquías, pero baja menos a la gente.

El Papa Juan acuñó un eslogan que todavía sigue haciendo fortuna en otros órdenes.

¿Cuántas veces no hemos oído aquello de “es más lo que nos une que lo que nos separa”?

Incluso podemos mirarnos en el espejo de los hermanos separados, y agradecerles tantas cosas.

En tierra de los hermanos ortodoxos brotaron las primeras iglesias, los primeros concilios.

Nos cautiva su devoción filial a la Madre de Dios.

Igualmente, los hermanos de tradición protestante nos ayudan a cultivar, cada día más, la Palabra de Dios.

Con todos hemos compartido un camino común multisecular.

Si fue el pecado la causa de la división, ha de ser el amor quien restañe tantas heridas.

Como del fuego sale la luz, del amor vendrá la verdad de la unión.

Somos hermanos: separados, pero hermanos.

No ha de importarnos repetir con Juan XIII: “Si en algo os hemos ofendido, os pedimos perdón”.

Y un motivo más del corazón. Pablo VI llamó a María “Madre de la Unidad”, “Centro maternal de la Unidad”. Unidad de los cristianos.


El lema de este año para la Semana de la Unidad dice: “Destinados a proclamar las grandezas del Señor”. El verbo proclamar es central en el texto del evangelio de hoy.

Es una escena de envío de Jesús a los suyos. Hay que proclamar, vocear, pregonar, anunciar.

Tras la Resurrección del Señor, en hora solemne, Jesús se dirige a los discípulos con esta encomienda: Primero, “Id”, poneos en camino.

Luego, señala el horizonte sin fronteras, “por todo el mundo”.

Lo importante es el objeto que anunciamos: “la Buena Noticia”, no calamidades y fórmulas doctrinarias.

Siempre, desde la libertad del hombre, “el que crea se salvará”.

Y, finalmente, que el enviado sepa que no está solo y desamparado; por el poder de Dios,

“Les acompañarán unas señales, impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán.


Es nuestro timbre de gloria, Jesús nos invita a compartir su misión.

Como Él, estamos ungidos por el Espíritu Santo. No habla de “periferias” o de “Iglesia en salida”, pero nos lo dice claro. “Id, poneos en camino”. Jesús y el Papa Francisco sintonizan.

Si confiamos, Dios dará la idoneidad y los recursos para la misión; no hacen falta otros títulos. Siempre, hemos de preguntarnos los seguidores de Jesús: y a mí y a mi Iglesia, ¿qué señales nos acompañan en el anuncio del Evangelio?

Conrado Bueno, cmf




ORACIÓN


   QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De proclamar tu Reino, de verdad y de justicia,

ante tanta mentira e insolidaridad.

De recorrer, caminos y valles,

aunque, a veces, sienta que los oídos no escuchan

ni los corazones de los hombres

te aman como debieran.


QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De pregonar, la salud que nos traes,

frente a la enfermedad y el pesimismo

el desencanto o la apatía por la vida.

De llevar tu luz, Señor, donde la oscuridad reina

y, donde la tiniebla, confunde lo malo con lo bueno


QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De decirte “si” cuando, mi interior,

me empuje a desertar de tus sendas

o a no ser valiente en mis decisiones

De anunciar tu Palabra que salva

y, luego, de llevarla a mi vida

De seguir tus pasos y tus huellas

y alejarme de otras  que son polvo y nada


QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De regresar de caminos equivocados

De pedir perdón por los errores cometidos

De ser más humilde y menos soberbio

De caminar hacia la santidad

y de luchar contra mi propia mediocridad

Que no me canse, de Ti, Señor


Javier Leoz


**************                                                           *************

  

 



https://www.youtube.com/watch?v=9o2qEVLiDgg


CORAZÓN DE BARRO


Hazme un corazón de barro,

rompe el corazón de piedra,

dale las vueltas que sean,

pero hazlo a tu manera.


Dame un corazón sencillo,

hazme un corazón como el tuyo,

usa la forma que quieras,

pero hazlo igualito que el tuyo.


Como quieras Señor,

¿cómo quieres que sea?

Dale la forma Jesús,

hazlo a tu manera.


Que tenga tu paciencia, tu amor,

que tenga tu voluntad,

que tenga tu libertad,

que reine esa paz con Dios,

que tenga lo que me falta,

que sobre lo que no tengo,

hazme un corazón de barro,

es todo lo que yo quiero.


Que tenga tu sencillez

siempre tan lleno de luz,

perdonar como perdonas,

mira qué bien lo haces Tú,

hazme un corazón de niño

un corazón limpio y puro,

dale las vueltas con tus manos

y hazme un corazón como el tuyo.


Hazme un corazón de barro


(grupo Alfareros)



**   En las cosas necesarias, unidad; en las dudosas, la libertad; y en todas, la caridad   **



CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ




*****************                            ***                             ****************





A DIOS ROGANDO


Y CON PAPÁ CONVERSANDO


Domingo, 22 de enero de 2023


III domingo del T.O.




Orar es imitar a Cristo. Pedro Finkler


Orar es pensar en Dios, amando. Charles de Foucauld


Simplemente colocarse ante la presencia de lo Sagrado, eso es orar. Autor desconocido



INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Espíritu Santo, por favor, ven y habita en mí

así como lo hiciste en la vida del profeta Daniel.


Revélame tus misterios,

dame luz, entendimiento y sabiduría.


Escoge mi vida y úsame como a María la madre de Jesús,

para cumplir tus grandes propósitos.


Ten misericordia de nosotros

 y llena la vida de mis familiares, amigos, vecinos,

así como lo hiciste con Juan el Bautista desde el vientre de su madre.


Quiero recibir tu plenitud, oh Espíritu Santo de Dios,

así como la pariente de María, Isabel, lo recibió.


Padre, te pido me des tu Espíritu Santo.

AMÉN


  


Evangelio según san Mateo 4, 12-23


Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías:

«País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles.

El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, 

una luz les brilló.»


Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo:

-«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.»


Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores.

Les dijo:

-«Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.»

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.


Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes, con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también.

Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.


Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino,

curando las enfermedades y dolencias del pueblo.


////////////////////////////////////////////////////////////


Jesús inicia misión en la periferia anunciando el Reino y lo señala curando, luz para pueblos en tiniebla

"El reino de Dios está cerca", se está dando, se manifiesta en la curación integral del hombre.

Convertirse porque viene el Reino de Dios y para que venga; al cambiar nosotros, ya está el Reinado

En 4 círculos: Jesús el centro. En torno, los apóstoles; el círculo de discípulos=la Iglesia; y todas la gentes.

Evoca las doce tribus de Israel; apóstoles continuadores de una historia, pero con novedad total

“Estar con él”, intimidad, amistad, “ser compañeros”. “Ser adoradores de Jesús”, contemplarle

Al pecar, somos culpables y víctimas, renunciamos a ser humanos, matamos la esperanza y la fiesta


//////////           /////////////////                             ///////////




Meditación del Papa

En la liturgia de hoy el evangelista san Mateo, que nos acompañará durante todo este año litúrgico, presenta el inicio de la misión pública de Cristo.

 Consiste esencialmente en el anuncio del reino de Dios y en la curación de los enfermos, para demostrar que este reino ya está cerca, más aún, ya ha venido a nosotros. Jesús comienza a predicar en Galilea, la región en la que creció, un territorio de "periferia" con respecto al centro de la nación judía, que es Judea, y en ella, Jerusalén.

Pero el profeta Isaías había anunciado que esa tierra, asignada a las tribus de Zabulón y Neftalí, conocería un futuro glorioso: el pueblo que caminaba en tinieblas vería una gran luz (cf. Is 8, 23-9, 1), la luz de Cristo y de su Evangelio (cf. Mt 4, 12-16).


El término "evangelio", en tiempos de Jesús, lo usaban los emperadores romanos para sus proclamas. Independientemente de su contenido, se definían "buenas nuevas", es decir, anuncios de salvación, porque el emperador era considerado el señor del mundo, y sus edictos, buenos presagios. Por eso, aplicar esta palabra a la predicación de Jesús asumió un sentido fuertemente crítico, como para decir: Dios, no el emperador, es el Señor del mundo, y el verdadero Evangelio es el de Jesucristo.


La "buena nueva" que Jesús proclama se resume en estas palabras: "El reino de Dios —o reino de los cielos— está cerca" (Mt 4, 17; Mc 1, 15). ¿Qué significa esta expresión? Ciertamente, no indica un reino terreno, delimitado en el espacio y en el tiempo; anuncia que Dios es quien reina, que Dios es el Señor, y que su señorío está presente, es actual, se está realizando.


Por tanto, la novedad del mensaje de Cristo es que en él Dios se ha hecho cercano, que ya reina en medio de nosotros, como lo demuestran los milagros y las curaciones que realiza. Dios reina en el mundo mediante su Hijo hecho hombre y con la fuerza del Espíritu Santo, al que se le llama "dedo de Dios" (cf. Lc 11, 20). 

El Espíritu creador infunde vida donde llega Jesús, y los hombres quedan curados de las enfermedades del cuerpo y del espíritu.

El señorío de Dios se manifiesta entonces en la curación integral del hombre.

De este modo Jesús quiere revelar el rostro del verdadero Dios, el Dios cercano, lleno de misericordia hacia todo ser humano; el Dios que nos da la vida en abundancia, su misma vida.

En consecuencia, el reino de Dios es la vida que triunfa sobre la muerte, la luz de la verdad que disipa las tinieblas de la ignorancia y de la mentira.


Pidamos a María santísima que obtenga siempre para la Iglesia la misma pasión por el reino de Dios que animó la misión de Jesucristo: pasión por Dios, por su señorío de amor y de vida; pasión por el hombre, encontrándolo de verdad con el deseo de darle el tesoro más valioso: el amor de Dios, su Creador y Padre.

(Benedicto XVI, Ángelus 27-01-2008)



Jesús comienza su actividad tomando como referencia los signos de los tiempos. Empezó Jesús al ver que habían encarcelado a Juan. Jesús reacciona ante los hechos de la historia que le rodea.

«Fue a vivir» a Cafarnaúm.  Probablemente, la que varias veces en los evangelios se cita como «su casa» sería casa no de Pedro, sino la casa de Jesús... No hay seguridad, pero no es improbable

Núcleo de la predicación de Jesús: la venida del Reinado de Dios, buena noticia que invita al cambio.

Jesús anunciaba para empujar al cambio. Por eso, su anuncio era para la conversión

Hay que cambiar (convertirse) «porque» viene el Reinado de Dios, y, también, hay que cambiar «para que» venga, para hacer posible que venga, porque cambiando, en nuestro cambiar, ya está viniendo ese Reinado

Jesús no va a transformar la sociedad él mismo, con sus propias prácticas, no afronta directamente la tarea, 

lo que hace es enrolar a otros, convencerles para sumarse a la tarea, y para ello, se dedica a desbloquear las mentes, a iluminar los corazones, abrir la visión de los demás... para que puedan incorporarse a la transformación de la sociedad.

En esa línea se enmarca mejor aún lo de convertir a sus más allegados en «pescadores de personas»

Querer extender el cristianismo a todo el mundo haciendo tabla rasa de las demás religiones,

ya no tiene lugar en una visión a la altura de los tiempos actuales.

El ser realmente «evangelizador» apasionado por la Utopía del Reino (utopía que no es enemiga de las demás religiones ni pretende imponer ninguna cultura) sigue teniendo plenamente sentido.

(Koinonia)


El mundo actual, en continuas guerras, necesita solidaridad y unidad.

Deber urgente hoy: que todos los hombres se unan más estrechamente entre ellos por lazos sociales, técnicos, culturales, sin olvidar los valores espirituales.

“Este es el Cordero que quita los pecados del mundo”  había dicho Juan cuando vio a Jesús. 

“A los hombres se nos olvida, que, al pecar, no sólo somos culpables sino víctimas.

Cuando pecamos nos hacemos daño a nosotros mismos. Pecar es renunciar a ser humanos, es matar la esperanza, aislarnos de los demás, negar el afecto, destruir la fiesta y la fraternidad”.

(Pagola)



¿Lo veo, lo siento, lo percibo, lo intuyo? ¿Miro las cosas desde esa perspectiva única y mayor?

¿Qué Reino soy capaz de ver? ¿Vivo en situación de Buena Noticia?

¿Vivo con optimismo, con la exultante convicción de que el Reino sigue su marcha 

ascendente y convergente en la historia?

Jesús me dice ahora a mí. “Sígueme”     Quiere que sea su colaborador en la construcción del Reino.    

¿Qué puedo hacer yo? … ¿Cómo le sigo? …¿Qué siento ante este llamado?

(CVX Latinoamericana)




AYUDAS para la CELEBRACIÓN


Una Luz Alborea


(Lector)   Que Cristo, la verdadera luz del mundo, inspire y alegre las vidas de ustedes.

Que nuestros rostros reflejen su calor y su amor, y que el Señor esté siempre con ustedes.


(Celebrante)     Estamos convencidos de que la venida de Jesús supuso un cambio radical para el mundo.

Con él la luz de Dios comenzó a brillar en un mundo sumergido en la tiniebla.

--  Hoy ¿se ha disipado acaso la oscuridad de nuestro mundo? ¿Incluso la de su Iglesia y de las Iglesias?

¿Es Jesús todavía hoy nuestra luz? Nuestras vidas habrían de reflejar  la luz de Dios a todos los pueblos, cercanos y lejanos. Aclamamos a Jesús, que está aquí entre nosotros como luz de nuestra vida.


Acto Penitencial

(Lector) Pidamos perdón al Señor por las veces en que nuestros pecados impidieron que la luz de Cristo brillara sobre nosotros.

    (Pausa)


Señor Jesús, que tu luz resplandezca en la oscuridad de nuestro mundo.

R/ Señor, ten piedad.


Cristo Jesús, que tu luz brille sobre nosotros y que disipe y elimine todos nuestros pecados.

R/ Cristo, ten piedad de nosotros.


Señor Jesús, que tu luz brille sobre todas las iglesias que profesan tu nombre; y haz que todas sean una en ti.

R/ Señor, ten piedad de nosotros.


(Celebrante)   Señor, que tu amor, dispuesto siempre a perdonar, ahuyente el pecado de nuestros corazones y que tu luz resplandezca sobre nosotros. Llévanos a la vida eterna.


Oración Colecta

(Lector) Oremos para que sepamos  seguir a Jesús radicalmente, hasta el fin.

    (Pausa)

(Todos)  Oh Dios y Padre nuestro:

Tu Hijo nos invita, de modo suave pero insistente,

a seguirle como discípulos fieles.

Abre nuestras mentes a su luz,

haz que respondamos a su amor

y que le confiemos a él todo nuestro ser.

Que su reino crezca en cada uno de nosotros y en todo el mundo,

para que nos lleve con esperanza

a la alegría que tú has preparado para nosotros en tu casa

Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.


(Lector) Primera Lectura (Is 8, 23b. 9,3): Las Promesas de Dios Son Luz para su Pueblo

    En los días oscuros de opresión y deportación, Dios promete a su pueblo la luz de la alegría  y la salvación.


Segunda Lectura (1 Cor  1,10-13.17): ¡Estén Unidos en Cristo!

    Los cristianos de Corinto están divididos en facciones, cada uno dando culto a la personalidad de los que les predicaban el evangelio. Pablo les dice: ¡No dividan a Cristo; vivan unidos en él!


Evangelio (Mt 4,12-23):  Cristo, Luz para Todos los Que Viven  en Oscuridad

    Jesús cumple la profecía de Isaías: Él es la luz prometida,  porque nos trae la Buena Noticia de Salvación.


Oración de los Fieles

   (Lector)  


(Una cada fiel)

1.Para que el Pueblo de Dios sea en este mundo como una gran luz que ilumine la tiniebla; para que seamos hombres y mujeres comprometidos en construir un mundo mejor, roguemos al Señor.

R/ Que la luz de Cristo brille sobre nosotros.


2.Para que los líderes del mundo lleven rayos de esperanza a las vidas de los que sufren, administrando justicia a los oprimidos, respetando la dignidad humana de cada persona, ayudando y creando bienestar a favor de los que no pueden valerse por sí mismos, roguemos al Señor:

R/ Que la luz de Cristo brille sobre nosotros.


3.Para que la paz y la unidad den nueva vida a nuestros hogares, a todas nuestras comunidades humanas, y a nuestra nación; y para que no haya polarizaciones ni divisiones en la comunidad cristiana, roguemos al Señor:

R/ Que la luz de Cristo brille sobre nosotros.


4.Para que los que buscan y caminan a tientas en la vida descubran a Cristo como la respuesta a su búsqueda de amor, verdad y bondad, roguemos al Señor:

R/ Que la luz de Cristo brille sobre nosotros.


5.Para que nosotros aquí reunidos, y todas las comunidades cristianas, seamos  para todos los que nos vean como una luz en lo alto de la montaña, guiando a los hermanos al amor de Dios, roguemos al Señor:

R/ Que la luz de Cristo brille sobre nosotros.


(Lector)  Oh Dios, Padre nuestro; no permitas que los que  creemos en tu Hijo vivamos en la oscuridad del mal. Que Jesús sea el guía  que  nos lleve a ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.


Oración sobre las  Ofrendas

(Celebrante)  Señor Dios nuestro, creador de luz,  y que eres la luz misma:

Que tu Hijo venga a nosotros como sendero de vida hacia ti.

Abre nuestros ojos ciegos para que le descubramos  como tu luz que nos hace señales.

Que nosotros también comencemos a ver y descubrir a los hermanos que nos rodean

y las esperanzas  y  peticiones que brillan en sus ojos;

y llévalos a todos a tu Hijo Jesucristo nuestro Señor.


Introducción al Prefacio

Ahora damos gracias a nuestro Padre bondadoso por habernos llamado,

por medio de Cristo,  a su propia luz maravillosa.


Invitación al Padrenuestro

(Lector)  Guiados por Jesús mismo, oramos con su plegaria confiada a Dios nuestro Padre.

R/ Padre nuestro…


Líbranos, Señor

(Todos)  Líbranos, Señor,

de la oscuridad del pecado y de mal

y muéstranos la paz y la luz de Jesús, tu Hijo.

Disipa de nuestros corazones

la oscuridad del miedo y de la ansiedad

y condúcenos hacia a la alegría y a la luz

de la venida plena a nosotros

de nuestro Salvador Jesucristo.

R/ Tuyo es el reino…


Introducción a la Comunión

(Lector)  Éste es Jesús, el Señor, que dijo de sí mismo: “Yo soy la luz del mundo”.

Dichosos nosotros  de creer en él y de seguirle, pues así conseguiremos la luz de la vida.

R/ Señor, no soy digno…


Oración después de la Comunión

(Todos)  Cubrían sombras de muerte 

la fría faz de la tierra:

Ciegos, sin rumbo, los hombres 

habitaban en tinieblas.

Pero, una luz les brilló 

junto al lago, en Galilea:

Llegó JESÚS, «SOL» de vida 

y estalló la primavera.


Un nuevo Reino de Dios 

traía con su presencia:

«curar las enfermedades 

y sanar todas dolencias».

Soñaba limpiar el mundo 

de cadenas y tristezas,

anunciar un Evangelio 

de amor, de gracia y de fiesta.


Quien quería ser su amigo

 tenía la puerta abierta.

Jesús invitaba a todos 

y esperaba su respuesta.

Santiago, Juan, Andrés, 

Pedro, lo siguieron sin reservas,

marcharon a «pescar hombres»,

 porque «el Reino estaba cerca».


En el mar de nuestra vida, 

Señor, queda mucha «pesca»:

Con Jesús, a pescar vamos 

en la «barca» de su Iglesia.



Bendición

(Lector)  Hermanos: Podemos ir y llevar con nosotros la luz de Cristo, para que resplandezca en  el mundo.

Hablemos, con nuestras vidas, su mensaje de alegría y esperanza, y mostremos  que Cristo vive en nosotros por lo que somos y hacemos.


(Celebrante)  Ojalá  el Señor nos acompañe. Y así, que la bendición de Dios, Padre , Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.


 



ORACIÓN


¿POR QUÉ NO YO?

      

¿Quién regará las posibilidades,

si se seca la imaginación?

¿Quién anunciará el baile

si perdemos las ganas de vivir?


¿Quién tocará la música

que nadie compone?

¿Cuándo habrá tiempo

para el amor verdadero?


¿Dónde habitará la justicia,

si en nuestra tierra campa la fuerza?

¿Cómo escuchar

a un Dios silenciado?


¿Quién reavivará

tanta compasión adormecida?

¿Cuándo saldremos

de la celda?

La puerta está abierta.



Es hora de que los soñadores

silencien a los falsos profetas.

Hay que volver a danzar,

trenzando a nuestro paso

guirnaldas de verdad desnuda.


Que el cantor se quite la mordaza

 y la prudencia,

que ha de encontrar la forma

de gritar la buena noticia

 a todos

 a cada uno.


Es la hora del buen pastor.

Es tu hora.


(José María R. Olaizola, sj)



*************                                                                *************




https://www.youtube.com/watch?v=Mq-6BPJFUAo



QUIERO CONSTRUIR UN MUNDO MEJOR


QUIERO CONSTRUIR

UN MUNDO MEJOR

DONDE LOS ABRAZOS

CUREN EL DOLOR.


DONDE UN MANANTIAL

SACIE AL FIN LA SED

Y HAMBRE SOLO SEA

EL NOMBRE DE UN PASTEL.


QUIERO QUE EL CAÑON SIEMPRE DISPARE FLORES,

QUE LAS BALAS SEAN GLOBOS DE COLORES.


PORQUE QUIERO UN MUNDO LLENO DE AMOR,

OH,OH DE JUSTICIA, PAZ Y PERDÓN.

OH,OH QUIERO UN MUNDO EN EL QUE QUEPAMOS TÚ Y YO

Y ESE MUNDO ES EL REINO DE DIOS.


QUIERO QUE LA GUERRA SEA HACER CARICIAS,

QUE CON GOMA SE BORREN LAS INJUSTICIAS.


PORQUE QUIERO UN MUNDO LLENO DE AMOR,

OH, OH DE JUSTICIA, PAZ Y PERDÓN.

OH, OH QUIERO UN MUNDO EN EL QUE QUEPAMOS TÚ Y YO

Y ESE MUNDO ES EL REINO DE DIOS.




**  Dios primero. Lo demás, bien, pero que haga fila   **


CONTIGO SIEMPRE


ABBÁ




*****************                       ***                         ****************




           A DIOS ROGANDO

 

Y CON PAPÁ CONVERSANDO

 

Sábado, 21 de enero de 2023

 

(Semana II del T.O.)

 

  


"Quiero vivir y morir en el ejército de los humildes, uniendo mis oraciones a las suyas, con la santa libertad del obediente." Unamuno

 

"Cuanto más absorto está un hombre en la oración, menos conciencia tiene de que ora, porque permanece oculto a su propia mirada." Jean Lafrance.

 

El amor a Dios no te dará monedas, da riquezas; no da recuerdos, da vivencias; no da felicidad, da vida...

 

 

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

 

Ven Espíritu Santo,

 Espíritu de bondad,

 te ruego me llenes

 del don de la piedad,

 para practicar

 con todos la justicia;

 dando a cada uno lo suyo:

 a Dios con gratitud y obediencia,

 a los hombres con generosidad

 y amabilidad.

 

 Espíritu omnipotente

 te ruego me llenes

 del don de la fortaleza

 para preservar con constancia

 y confianza

 en el camino de la perfección cristiana;

 soportando con paciencia

 las adversidades.      

 

 


 

EVANGELIO SEGÚN SAN Marcos 3,20-21

 

Jesús volvió a casa y se aglomeró otra vez la muchedumbre de modo que no podían comer.

Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de Él, pues decían: «Está fuera de sí».

 

////////////////////////////////////////////////////////////

 

Con fe elijo a Dios como base de la vida y Dios no es vacío, neutro, es positivo, es amor, es positivo.

Algunos parientes de Jesús, a un cierto punto rechazaron su modo de vivir, de predicar y obrar

María lo siguió y gracias a su fe, los familiares de Jesús formaron parte de la primera comunidad

Ojalá reconozcamos a tantas personas de nuestro entorno, que son luz para nuestra vida,

A un buen católico le dirán exagerado, fanático…,le dijeron a Juan, a Jesús; el flojo es el ”normal”

 

//////////           /////////////////                             ///////////

 


 

Meditación del Papa

La fe no es una cosa decorativa, ornamental; vivir la fe no es decorar la vida con un poco de religión, como si fuese un pastel que se lo decora con nata. No, la fe no es esto.

La fe comporta elegir a Dios como criterio- base de la vida, y Dios no es vacío, Dios no es neutro, Dios es siempre positivo, Dios es amor, y el amor es positivo.

Después de que Jesús vino al mundo no se puede actuar como si no conociéramos a Dios.

Como si fuese una cosa abstracta, vacía, de referencia puramente nominal;

no, Dios tiene un rostro concreto, tiene un nombre: Dios es misericordia.

 

Queridos amigos, también entre los parientes de Jesús hubo algunos que a un cierto punto no compartieron su modo de vivir y de predicar, nos lo dice el Evangelio.

Pero su Madre lo siguió siempre fielmente, manteniendo fija la mirada de su corazón en Jesús,

el Hijo del Altísimo, y en su misterio.

Y al final, gracias a la fe de María, los familiares de Jesús entraron a formar parte de la primera comunidad cristiana.

Pidamos a María que nos ayude también a nosotros a mantener la mirada bien fija en Jesús y a seguirle siempre, incluso cuando cuesta.

(S.S. Francisco, 18 de agosto de 2013)

 

Los propios de la parentela de Jesús se atreven a decir de Él que «está fuera de sí» (Mc 3,21).

Una vez más, se cumple el antiguo proverbio de que «un profeta sólo en su patria y en su casa carece de prestigio» (Mt 13,57).

Ni que decir tiene que esta lamentación no “salpica” a María Santísima, porque desde el primero hasta el último momento —cuando ella se encontraba al pie de la Cruz— se mantuvo sólidamente firme en la fe y confianza hacia su Hijo.

 

¿Cuántas personas que viven a nuestro lado, son luz para nuestras vidas, y nosotros...?

No nos es necesario ir muy lejos: pensemos en el Papa Juan Pablo II: ¿cuánta gente le siguió,

y... al mismo tiempo, cuántos le interpretaban como un “tozudo-anticuado”, celoso de su “poder”?

¿Es posible que Jesús —dos mil años después— todavía siga en la Cruz por nuestra salvación, y que nosotros, desde abajo, continuemos diciéndole «baja y creeremos en ti» (cf. Mc 15,32)?

 

O a la inversa. Si nos esforzamos por configurarnos con Cristo, nuestra presencia no resultará neutra para quienes interaccionan con nosotros por motivos de parentesco, trabajo, etc.

Es más, a algunos les resultará molesta, porque les seremos un reclamo de conciencia.

¡Está garantizado!: «Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros» (Jn 15,20). Mediante sus burlas esconderán su miedo; mediante sus descalificaciones harán una mala defensa de su “poltronería”.

 

¿Cuántas veces nos tachan a los católicos de ser “exagerados”?

Les hemos de responder que no lo somos, porque en cuestiones de amor es imposible exagerar. Pero sí que es verdad que somos “radicales”, porque el amor es así de “totalizante”: «o todo, o nada»; «o el amor mata al yo, o el yo mata al amor».

 

Es por esto que san Juan Pablo II nos habló de “radicalismo evangélico” y de “no tener miedo”:

«En la causa del Reino no hay tiempo para mirar atrás, y menos para dejarse llevar por la pereza».

(de evangeli.net)

  

 


ORACIÓN

 

   QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De proclamar tu Reino, de verdad y de justicia,

ante tanta mentira e insolidaridad.

De recorrer, caminos y valles,

aunque, a veces, sienta que los oídos no escuchan

ni los corazones de los hombres

te aman como debieran.

 

QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De pregonar, la salud que nos traes,

frente a la enfermedad y el pesimismo

el desencanto o la apatía por la vida.

De llevar tu luz, Señor, donde la oscuridad reina

y, donde la tiniebla, confunde lo malo con lo bueno

 

QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De decirte “si” cuando, mi interior,

me empuje a desertar de tus sendas

o a no ser valiente en mis decisiones

De anunciar tu Palabra que salva

y, luego, de llevarla a mi vida

De seguir tus pasos y tus huellas

y alejarme de otras  que son polvo y nada

 

QUE NO ME CANSE, SEÑOR

De regresar de caminos equivocados

De pedir perdón por los errores cometidos

De ser más humilde y menos soberbio

De caminar hacia la santidad

y de luchar contra mi propia mediocridad

Que no me canse, de Ti, Señor

 

(Javier Leoz)

 

**************                                              *************

 

 

 


https://www.youtube.com/watch?v=9o2qEVLiDgg

 

CORAZÓN DE BARRO

 

Hazme un corazón de barro,

rompe el corazón de piedra,

dale las vueltas que sean,

pero hazlo a tu manera.

 

Dame un corazón sencillo,

hazme un corazón como el tuyo,

usa la forma que quieras,

pero hazlo igualito que el tuyo.

 

Como quieras Señor,

¿cómo quieres que sea?

Dale la forma Jesús,

hazlo a tu manera.

 

Que tenga tu paciencia, tu amor,

que tenga tu voluntad,

que tenga tu libertad,

que reine esa paz con Dios,

que tenga lo que me falta,

que sobre lo que no tengo,

hazme un corazón de barro,

es todo lo que yo quiero.

 

Que tenga tu sencillez

siempre tan lleno de luz,

perdonar como perdonas,

mira qué bien lo haces Tú,

hazme un corazón de niño

un corazón limpio y puro,

dale las vueltas con tus manos

y hazme un corazón como el tuyo.

 

Hazme un corazón de barro

 

(grupo Alfareros)

 

 

**   No haremos nada grande sin algo de fanatismo   **

 

CONTIGO SIEMPRE

 

ABBÁ

 

 

 

*****************                     ***                       ****************




        


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido amig@, gracias por tu comentario